Abuelos canguro… ¿abuelos esclavos?

Abuelos canguro… ¿abuelos esclavos?

Todos al ser pequeños nos encantaba estar con nuestros abuelos, pasear y jugar con ellos, aprender de su sabiduría y su experiencia, además de sus grandes historias vividas. El cariño y cuidado que los abuelos dan a sus nietos es infinito, creándose unas relaciones que nunca se olvidarán tanto en los niños como en sus abuelos.

 

Los cuidados de los abuelos a los nietos no solo son beneficiosos para ambos, sino que para los padres de los niños también son una gran ayuda, ya que contribuyen a la mejora del entorno familiar de muchas maneras:

 

  • Su experiencia ayuda a mejorar la educación de los niños.
  • Cuidado de los nietos cuando los padres no puedan por temas laborales o sociales, como por ejemplo recogerlo del colegio. Esto además hace que lo mayores se sientan útiles y válidos.
  • Apoyo psicológico a los padres en situaciones en las que se sientan sobrepasados.
  • Los abuelos también aprenden. Los niños de hoy son nativos de la tecnología, y ellos pueden enseñar a sus abuelos a utilizarla, proporcionándoles un mundo nuevo de conocimiento y comunicación.
  • Mejora del vínculo entre generaciones. Así los niños cuando sean mayores, sabrán respetar y cuidar a las personas mayores, tanto siendo de su familia como personas ajenas.

 

PROBLEMAS DE NO ESTABLECER LÍMITES

 

A pesar de los múltiples beneficios que tiene el cuidado de los nietos por parte de los abuelos, es necesario que se establezcan unos límites entre los abuelos y sus hijos, ya que esta tarea puede llegar a convertirse en un problema.

 

Los hijos pueden pensar que sus padres se están implicando demasiado en la educación y cuidado de sus hijos, pensando que se están entrometiendo entre ellos y sus propios hijos creando celos o creer que están inculcando sus ideas, que a veces son distintas a las de ellos.

 

El aumento en las horas de trabajo y no poder conciliar con la vida familiar, hace que muchos mayores se vean obligados a cuidar de sus nietos para poder ayudar a sus hijos, pasando más tiempo con ellos que sus propios padres. Esta situación puede pasar de temporal a permanente, siendo un problema para los abuelos ya que pasa de ser algo voluntario a ser algo obligatorio privándoles de su libertad y su tiempo libre.

 

Esta situación puede llegar a ser una “explotación” para los mayores, causándoles un desgaste físico y psicológico perjudicial, ya que no tienen la forma física de años atrás, a pesar de que pongan toda su buena intención y esfuerzo en el cuidado de los nietos. El desgaste psicológico viene por parte de que al ver que no pueden con sus nietos, se sienten más incapaces, además de no poder tener libertad para poder ver a sus amistades o disfrutar de su ocio en general.

 

Es necesario establecer una serie de pautas para que todos estén contentos y disfruten del cuidado de su familia, como son:

 

  • Respetar la decisión de cuidar de los nietos por parte de los abuelos, aunque normalmente suelen estar encantados de ello.
  • Fijar unos horarios y tareas a realizar, para que así los mayores puedan disfrutar de su tiempo libre y que las tareas con los nietos no sean de mucho desgaste.
  • Establecer límites en la educación de los niños. Los abuelos pueden educar a sus nietos, pero nunca sobrepasar los papeles y funciones de sus padres.
  • Agradecimiento por la ayuda prestada por los abuelos por parte de los padres de los niños, ya que sin su ayuda y apoyo, tendrían mucha mayor dificultad en el cuidado de sus hijos.

 

Por lo tanto, con un poco de entendimiento entre padres e hijos, y con respeto por los mayores, toda la familia puede salir ganando del cuidado de los nietos por parte de los abuelos, y su cariño eterno hacia todo sus descendientes.