El calzado adecuado

El calzado adecuado

Es habitual que a las personas mayores se las aconseje caminar para mantenerse activos y evitar el sedentarismo y las enfermedades asociadas al mismo. Por ello es necesario escoger el calzado adecuado para ello se deben tomar determinados aspectos básicos en cuenta que sirven para escoger calzado para caminar o para cualquier tipo de actividad. Además con el paso de los años los pies sufren determinados desgastes y otro tipo de lesiones como los juanetes por lo que es importante escoger un calzado que permita a los pies cumplir su función.

 

Aunque escoger una talla adecuada parece algo lógico muchas veces no se le da la suficiente importancia. Escoger el tamaño adecuado evitara que el pie se deslice, se produzca hinchazón o algún otro problema circulatorio. Para escoger la talla adecuada entre el dedo más largo y la punta del zapato debe haber un centímetro ya que los dedos necesitan moverse cómodamente y el ancho del zapato debe de quedar lo suficientemente holgado para que no apriete pero debe permitir sujetar el pie correctamente.

 

Es importante que para evitar caídas y resbalones la suela del zapato cuente con un  buen agarre, tanto en superficies secas como en mojadas. Las mejores son las que están hechas con gomas moldeadas.

 

Determinadas enfermedades como las circulatorias hacen que se tengan los pies fríos, por lo que en invierno es importante escoger zapatos con algún forro interior que proporcione calor extra. Cuando por el contrario se busca el frescor los materiales a elegir deben contar con un forro que permita absorben el sudor como los de cuero.

 

Se debe escoger un zapato ligero ya que si pesa más de lo normal se realizara más esfuerzo del necesario al caminar y acabara provocando fatiga. Elige zapatos sencillos sin demasiados toques decorativos lo que aportará ligereza y flexibilidad a la actividad que se va a realizar. Es personas con artritis se debe evitar que los zapatos entren a la fuerza porque pueden provocar daños y agravar la situación.

 

Es recomendable que los zapatos sean cerrados, ya que proporcionan un mejor ajuste, Los mejores son aquellos altos sobre el empeine, con el talón cerrado ya que si es abierto habrá que hacer un mayor esfuerzo al caminar y debe quedar bien ajustado al talón. El mejor momento para probarse zapatos es la tarde, después de un día de actividades que situé el pie en su mayor tamaño posible provocado por el hinchazón normal de la actividad.

 

Camina con seguridad y sin miedo. Tu Mayor Amigo está a tu lado.