No todo el colesterol es malo

No todo el colesterol es malo

El colesterol es un tipo de grasa que el cuerpo produce naturalmente y que cumple varias funciones vitales. Se encuentra en todas las células del organismo y es la base en la transformación de ciertas hormonas. El cuerpo produce el colesterol necesario para el buen funcionamiento del organismo, pero determinadas circunstancias pueden provocar un nivel elevado de colesterol en sangre que asocia con padecer enfermedades de tipo cardiovascular como ataques cardiacos, accidentes vasculares cerebrales y a afecciones de los vasos sanguíneos de todo el organismo, por lo tanto, no todo el colesterol es malo, pero debe cuidarse los niveles de este en sangre.

El colesterol está formado por una combinación de grasa y proteína denominada lipoproteína que es transporta por el organismo a través de la sangre. Existen diferentes tipos de colesterol en función de la cantidad de proteína que contiene en relación a la grasa, de esto modo tenemos que existe colesterol e muy alta densidad o HDL con un alto porcentaje de proteínas , es el denominado colesterol bueno. El colesterol de baja densidad o LDL, con un alto porcentaje de grasas, es el denominado colesterol malo.

Son varios los factores que provocan un aumento en los niveles de colesterol. Entre ellos una dieta que cuente con un alto porcentaje de grasas saturadas puede provocar un aumento en estos niveles. La falta de ejercicios físico, el sedentarismos y el sobrepeso favorecen el aumento del colesterol malo en detrimento del colesterol bueno. También la genética influye en este tipo de trastornos, de forma que si algún familiar ha sufrido afecciones cardiacas es probable que se corra el riesgo de padecer colesterol alto. Es de destacar que con el paso de los años los niveles de colesterol tienden a aumentar de forma natural, pero es aconsejable realizar un seguimiento para que estos niveles no se descontrolen.  Además de estos factores vinculados al estilo de vida, hay determinadas enfermedades que pueden provocar el aumento en los niveles de colesterol, como la diabetes no controlada.

El principal inconveniente del colesterol es que se trata de una dolencia silenciosa ya que no da lugar a la aparición de síntomas. Por lo tanto es aconsejable,  en los casos en que algún familiar ha padecido alguna enfermedad asociada al colesterol, o se sigue una vida sedentaria, se realicen exámenes médicos con el propósito de poder conocer los niveles de colesterol.

                           
El tratamiento del colesterol se puede realizar mediante la realización de ejercicios de forma diaria y el seguimiento de una dieta saludable evitando comidas con niveles altos en grasa, como huevos, aceite de palma y leche entera y sus derivados.  Otra opción es mediante el consumo de medicamentos que reducen los niveles de colesterol, aunque esta alternativa también debe ir acompañada de un cambio en el estilo de vida, hacia uno más saludable

Tu Mayor Amigo te ayuda a mantener unos niveles de colesterol adecuados con la preparación y elaboración de una dieta adaptada y la planificación de actividad física.

Enviar un Comentario