Consejos y prevenciones para pasar un buen invierno

Consejos y prevenciones para pasar un buen invierno

Al igual que ocurre en verano con las altas temperaturas, con la llegada del invierno, las temperaturas bajas, la lluvia, en definitiva el mal tiempo, las personas más sensibles son los mayores y los niños. Por lo tanto, hay que tener especial cuidado y tomar una serie de precauciones para pasar lo mejor posible los meses invernales.

 

Con la edad, los mecanismos corporales se van debilitando, por lo que ante temperaturas inferiores, los mayores son muy sensibles ya que tienen las defensas más bajas y por lo tanto son más vulnerables a los cambios de temperatura. A continuación os mostramos algunas prevenciones y consejos para evitar cualquier riesgo durante el invierno.

 

Prevenciones para el invierno:

 

  • No permanecer mucho tiempo en lugares donde haya mucha gente, especialmente lugares cerrados, ya que son un foco de contagio de enfermedades habituales de estas fechas, como gripes o catarros.
  • Evitar el enfriamiento del cuerpo, especialmente de los pies, las manos y la cabeza, ya que son las zonas más susceptibles de perder temperatura y por lo tanto favorecer la creación de enfermedades.
  • Evitar el contacto con personas que ya estén enfermas, ya que existe un alto riesgo de contagio en las personas mayores.
  • Precaución con dónde están y qué rodean a las estufas y radiadores, ya que pueden causar incendios. También hay que tener cuidado de tocarlos si están funcionado, ya que hay riesgo de quemaduras.
  • No aislarse de la compañía a pesar de que haga frío, ya que la soledad durante mucho tiempo puede causar problemas de salud física y mental, así como la posibilidad de que si hay algún problema, nadie se entere.

 

Consejos para el invierno:

 

  • Mantener las articulaciones y los músculos activos. Para ello no hay que renunciar a dar paseos, eso sí, siempre bien abrigados. Además de ser beneficioso para los músculos, respirando aire puro se mejoran los pulmones y evitan enfermedades.
  • Realizar ejercicios físicas dentro de casa cuando está muy mal tiempo. También se pueden realizar tareas domésticas y así evitar enfriarse.
  • Utilizar pañuelos desechables para evitar la acumulación de gérmenes.
  • Mantener la casa a una temperatura adecuada, lo recomendable es sobre 21ºC.
  • Lo más importante, utilizar ropa de abrigo tanto fuera como dentro de casa, para así evitar la pérdida de calor corporal y estar protegidos del frío.