Cuida tus ojos y verás!

Cuida tus ojos y verás!

Con la edad avanzada ocurren numerosos cambios en el cuerpo. Los ojos también envejecen, y la intención de este post es explicar los cambios que pueden ocurrir en la visión y en el ojo mismo mientras van pasando los años.

oculista mayor tercera edad ojos vision cuidadoExisten cambios naturales en los distintos tejidos y cambios relacionados con los desórdenes y enfermedades específicas de los ojos. Pero muchas de los problemas visuales que sufren las personas de edad avanzada se pueden evitar.  La detección temprana de cualquier problema ocular que conduzca al paciente a recibir el tratamiento adequado y a tiempo es lo que puede mantener la salud visual durante toda la vida.

Entre los problemas más habituales que sufren los ojos nos centraremos en los dos más importantes:

  • Cataratas: 

La catarata es una condición particularmente relacionada con el envejecimiento o la edad avanzada. Es la causa principal de ceguera en personas mayores. Aunque hay distintos tipos de catarata, la más común es la catarata senil que es la que ocurre por la edad. Una catarata es la opacificación del lente cristalino del ojo, impidiendo la entrada de luz necesaria para que se puedan percibir las imágenes claras. Si no entra luz al ojo, la persona no puede ver.

El tratamiento de la catarata siempre es quirúrgico y hoy día la cirugía de catarata es un procedimiento muy exitoso. Una persona que se opera de catarata en condiciones normales puede recuperar de nuevo su visión. Hay sin embargo, casos que se operan de caratata y no logran ver como ellos esperaban, estos son los pacientes que por lo regular habían perdido visión no solamente por catarata, sino por daños en otras estructuras del ojo.

  • Glaucoma:

El glaucoma puede afectar a cualquier edad, incluso a bebés, pero son los mayores de 60 años uno de los grupos que mayor riesgo tiene de padecerlo, además de aquellos que tengan parientes con glaucoma, los diabéticos, los que usan esteroides de manera prolongada y los hipertensos oculares (personas con presión intraocular elevada).

El glaucoma por lo general no presenta síntomas y puede suponer la pérdida de la visión de forma gradual, e incluso repentinamente, si no se sigue el tratamiento apropiado. Sin embargo, con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento, puede preservarse la vista.

Pero, ¿por qué aparece el glaucoma? Para entender la respuesta hay que empezar sabiendo que tras el globo ocular hay un espacio que se encuentra relleno por un líquido transparente (fluido intraocular o humor acuoso) que sale del ojo por medio de la pupila para luego ser absorbido hacia el torrente sanguíneo a través de un sistema de drenaje, formado por una malla de canales). Si el drenaje es adecuado, la presión del ojo se mantiene a un nivel normal, pero si éste se tapona, se obstruye, y el fluido intraocular no se puede drenar, se acumula, causando un aumento de la presión en el interior del ojo que daña al nervio óptico, llevando a la pérdida de la visión.

Hace un tiempo se pensaba que la presión intraocular elevada era la causa principal del daño del nervio óptico, pero hoy se conoce que aunque constituye claramente un factor de riesgo, además deben intervenir otros factores. En algunos casos, los menos, el glaucoma puede manifestarse con síntomas severos como visión borrosa, dolor de ojos y de cabeza, náuseas y vómitos, aparición de halos color arcoíris alrededor de las luces brillantes y pérdida repentina de la visión. Pero como ya comentábamos lo más habitual es que no haya sintomatología, de ahí el riesgo de que se retrase su detección y tratamiento.

Por eso campañas como “Rompe el cerco a la visión. Lucha contra el glaucoma”, que se desarrolla esta semana en las farmacias de Barcelona gracias al apoyo de la AFB (Asociación de Farmacias de Barcelona) y el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO), insisten en que se realicen controles periódicos con tres sencillaspruebas básicas para el cribado de la enfermedad: prueba de agudeza visual, toma de la presión ocular y exploración del nervio óptico. Generalmente, el glaucoma se puede controlar con medicamentos o cirugía y si se sigue el tratamiento de forma cuidadosa y constante no tiene por qué producirse la pérdida de visión.

Algunas de las recomendaciones más útiles para cuidar la vista son:

- Acudir urgentemente al especialista si notamos síntomas como: pérdida abrupta de visión, moscas flotantes, destellos o cualquier otra anomalía.
- Cuidar la alimentación. Es importante ingerir alimentos ricos en vitaminas A, C y magnesio como: zanahorias, brócoli, cítricos, lechuga o pescado.
- En caso de usar gafas o lentillas, ajustarlas a la graduación correcta.
- Evitar los contextos medioambientales que puedan provocar problemas en los ojos como el aire acondicionado, las corrientes de aire, el viento fuerte o la excesiva luz solar.

Cumplir años no tiene por qué ser sinónimo de tener una mala visión que redunde en una mala calidad de vida o en grandes limitaciones en las acciones cotidianas. De hecho, existen casos de personas con más de 100 años que ven muy bien. La prevención y la ayuda médica en los casos necesarios son los dos pilares en los que debemos apoyarnos para preservar nuestra salud visual y general durante muchos años.

 

Enviar un Comentario