El cuidado de los huesos

El cuidado de los huesos

La estructura ósea que conforma nuestro cuerpo es la que nos permite movernos. Los huesos son los encargados de permitirnos realizar funciones primordiales como habilitar la locomoción o dotar de protección a los órganos internos. Cuidarlos, algo que nos va exigiendo la edad, es fundamental.  Esta inversión en salud ósea permitirá prevenir futuras complicaciones y enfermedades, como la osteoporosis o en caso de padecerlas cuidarse evitara que este tipo de complicaciones se agraven.

 

Los huesos están formados principalmente por tres componentes. Por un lado el colágeno, es la proteína que proporciona a los huesos flexibilidad y fortaleza. Los complejos minerales formados por calcio-fosfato  hacen que los huesos sean más resistentes y fuertes. Finalmente las células óseas vivas, las cuales requieren de un constante reemplazo con objeto de que no se debilite el tejido óseo.

 

Una alimentación que incorpore calcio y las vitaminas y la realización de actividad física permitirán una buena conservación de los huesos.

 

En cuanto a la alimentación lo principal es el consumo de lácteos, son una gran fuente de calcio y vitamina D además de otros minerales. Conviene consumir entre dos y tres diarios, entre yogures, queso y otros derivados y la propia leche. El pescado, como las sardinas, proporciona un gran aporte de minerales que son excepcionales para el cuidado y resistencia de los huesos.  Las verduras de color verde oscuro proporcionan un aporte extra de calcio, su absorción no es tan rápida ni en tanta cantidad como en los lácteos, pero son alimentos que aportan una cantidad mayor que verduras de otros colores. Espinacas, acelgas, col, repollo… son algunas de las opciones disponibles.

 

Es recomendable realizar actividad física. Los huesos son tejidos vivos que responden al ejercicio lo que favorece su fortalecimiento y redunda es una mayor resistencia. El ejercicio físico nos permite mantener la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio, lo que a su vez ayuda a prevenir las caídas y fracturas. Ejercicios que nos permitan trabajar la gravedad y aquellos en lo que tenemos sostener el propio peso son la mejor opción para fortalecer los huesos, se pueden realizar ejercicios como levantar algún peso, subir escalones y bajarlos, el baile y una caminata diaria siempre ayuda en este proceso de cuidado óseo.

 

El cuidado de tus huesos es esencial para mantener una buena calidad de vida