Cuidados básicos tras sufrir un ictus

Cuidados básicos tras sufrir un ictus

Uno de los errores más habituales es pensar que un afectado por ictus no necesita atención domiciliaria una vez que ha recibido el alta hospitalaria. Las consecuencias del ictus varían en función de cada persona, pero lo cierto es que el cerebro es una de las partes más afectadas en la mayoría de los casos. Una vez en casa y dada nuestra experiencia, el paciente seguirá demandando ayuda profesional para poder recuperar al 100% cada una de las capacidades dañadas por el ictus. ¿Qué podemos hacer? Una buena opción es confiar en los servicios que ofrecen las empresas de ayuda a domicilio.

Un ictus es una enfermedad neurológica y se produce cuando el flujo sanguíneo del cerebro se interrumpe. El riesgo de sufrir uno es mayor en aquellas personas que ya lo han padecido. Para prevenir este tipo de ataques desde Tu Mayor Amigo recomendamos hacer caso al médico con la dieta, disminuir o reducir por completo el consumo de tabaco y alcohol y hacer ejercicio.

¿A qué tipo de secuelas y complicaciones se enfrentan los pacientes que han sufrido un ictus?

A nivel físico, el movimiento puede verse limitado (falta de coordinación, pérdida de fuerza,…), suele aparecer dolor y rigidez en ciertos músculos, los trastornos visuales como pérdida de visión se vuelven frecuentes y el paciente se encuentra también con problemas a la hora de articular palabra o no es capaz de comprender correctamente lo que le están diciendo. Asimismo, algunas personas suelen sufrir incontinencia urinaria y disfagia, dificultad para tragar.

Es probable que tras el ictus se observe además una disminución de la memoria, desorientación o cierta dificultad para prestar atención.

¿Qué cuidados han de seguir en su vida diaria?

  1. La higiene es fundamental para evitar infecciones. Si el propio paciente no puede hacerse cargo, hay empresas de ayuda a domicilio como la nuestra que cuentan con personal cualificado que se responsabilizará de estos cuidados.
  2. Para facilitar cierta independencia del paciente haremos todo lo posible para que pueda, por ejemplo, vestirse solo. Al principio, podemos sustituir los botones por tiras de velcro. Es solo un consejo.
  3. Una dieta equilibrada y una buena hidratación son claves para que la persona afectada por el ictus se sienta bien.

Conviene recordar que el proceso de rehabilitación requiere su tiempo y en ocasiones, a pesar de los ejercicios la recuperación no es total, por lo que conviene estar preparado para saber actuar ante los cambios de humor del afectado. Para más información, no dudes en consultarnos. 

Enviar un Comentario