Cómo gestionar la depresión en la tercera edad

Cómo gestionar la depresión en la tercera edad

El ser humano se resiste a envejecer. Sin embargo, la tercera edad no tiene por qué contar con una percepción negativa. Se trata de una nueva etapa en la vida de las personas y podemos definirla como una época de descanso y reflexión, pero sobre todo como una nueva oportunidad para realizar aquellas cosas que realmente queremos hacer y que hemos ido postergando por el trabajo o el cuidado de los hijos. Sin embargo, nuestras enfermeras a domicilio en Madrid detectan que, a ciertas edades, es más frecuente encontrar problemas como la depresión.

Hablamos de una enfermedad muy seria que debe ser tratada de forma adecuada. Un 5% de la población mundial padece esta patología. El porcentaje se eleva hasta el 20% entre las personas de más de 60 años. Así que, podemos decir que es esta enfermedad tiene una incidencia mayor en la tercera edad. Lo cierto es que existen algunos factores que pueden agravar este problema en edades avanzadas:

  • Muchos de nuestros mayores se sienten solos, bien por la pérdida de la pareja o la lejanía de los hijos y los nietos, que no siempre pueden vivir cerca.
  • Aunque soñamos con jubilarnos, son muchas las personas que se sienten vacíos al dejar de trabajar, no saben cómo gestionar tanto tiempo libre. Si se aíslan es posible que desarrollen una depresión.
  • Algunos medicamentos también pueden desencadenar la depresión.
  • Los achaques propios de la edad pueden provocar emociones negativas en las personas que los padecen.
  • La pérdida de amigos y seres queridos, más habitual en la tercera edad, también pueden desencadenar esta patología.

En Tu Mayor Amigo estamos especialmente cualificados para tratar con personas que padecen depresión, por ello te contamos que existen diferentes terapias y medidas de apoyo que pueden mejorar su estado emocional. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, necesitará tratamiento farmacológico, terapia psicológica o ambos. Pero, también, existen medidas naturales que nos ayudan a sentirnos mejor.

  1. Vida social. Recibir visitas, sentirse acompañado, tomar un café con alguien, etc. Se vuelve una cuestión clave para recuperar la alegría de vivir.
  2. Pasar tiempo al aire libre también ayuda. El sol contribuye a generar vitamina D y a liberar serotonina, mejorando nuestro estado de ánimo. El problema es que, en muchas ocasiones, no sentirán la motivación suficiente para dar un paseo o salir de casa, por ello el acompañamiento es tan importante, para estimular aquellas actividades que contribuyen a mejorar el bienestar de estas personas.
  3. Una de las mejores maneras de desterrar la tristeza es hacer aquello que nos gusta, por ello también es importante darnos algún capricho. Dejando entrar la energía positiva y dejándonos llevar por las buenas emociones.

En la tercera edad los síntomas de la depresión pueden confundirse con otros relativos al paso de la edad: dolores articulares, mareos, náuseas, etc. Así que es importante prestar atención a nuestros mayores para que puedan recibir el mejor tratamiento posible.

Enviar un Comentario