El bricolaje y la jardinería como terapia saludable

El bricolaje y la jardinería como terapia saludable

Tras la jubilación, muchos mayores tienen demasiado tiempo libre, el cual no emplean en realizar ninguna tarea, siendo fácil que recurran a actividades sedentarias como ver la televisión, estar tumbados, leer (actividad recomendable), etc., lo que hace que apenas gasten energía, se disminuya el metabolismo y, en general, empeore la salud.

 

Si los mayores tienen algún hobby, o realizan alguna actividad habitual, mejoran su salud además de estar ocupados y activos. El bricolaje y la jardinería son dos actividades, que sin requerir de grandes esfuerzos físicos, proporcionan múltiples beneficios a las personas mayores.

 

Para realizar estas actividades no es necesario tener grandes jardines o talleres, ya que se pueden alquilar huertos urbanos o, simplemente, con las plantas que se tengan en la terraza de casa.

 

Un estudio del Hospital Universitario Karolinska de Estocolmo, demostró que la práctica habitual del bricolaje y jardinería puede llegar a reducir en un 30% el riesgo de tener un infarto o de tener un ictus en las personas mayores de 60 años.

 

Son dos actividades sin gran desgaste físico (sobre todo la jardinería), pero que mantienen a los mayores ocupados y activos, ya que las plantas requieren de unos cuidados diarios y variados, ya sea regándolas, podándolas, o transplantándolas de sitio, un síntoma de que el trabajo se está realizando satisfactoria y correctamente.

 

Con el bricolaje y la jardinería se gasta energía y se eleva el metabolismo, además de que el esfuerzo muscular realizado ayuda a mantenerse independiente para llevar a cabo otras tareas cotidianas y tener fuerza suficiente para realizarlas, mejorando el tono muscular, y el estado óseo y de los órganos.

 

Además proporcionan otros beneficios para la salud mental, ya que con ellas se reduce el estrés y la ansiedad, así como la mejora de el ingenio y la capacidad creativa, sin tener en cuenta la satisfacción que da el tener la casa decorada con objetos hechos por uno mismo o pudiendo regalarlos a otras personas haciéndolas felices.