El Parkinson y el habla

El Parkinson y el habla

Durante la evolución de la enfermedad del Parkinson se puede producir una reducción de la capacidad los músculos involucrados en el habla, aquellos que facilitan los movimientos encargados controlar la voz, la articulación, el ritmo y la entonación. Pueden presentarse algunos problemas que van desde la disminución en el tono de voz, enronquecimiento, hasta el balbuceo, lo cual provoca desánimo y baja autoestima en la persona afectada.

 

Es importante prestar atención a estas alteraciones para evitar que empeoren y realizar diferentes ejercicios en torno al habla para mejorar esta situación y atenuar el avance de esta enfermedad.

 

Desde Tu Mayor Amigo te proponemos algunos ejercicios que ayudaran a una persona con parkinson a mejorar su calidad de vida. Estos ejercicios pueden suponer un poco de esfuerzo al principio pero la practica hará qué todo sea mas sencillo. Es aconsejable que estos ejercicios se realicen frente a un espejo:

- Mover la lengua de izquierda a derecha intentado tocar las comisuras de los labios. También se puede realizar el movimiento de arriba abajo buscando tocar la nariz y barbilla.

- Se pueden inflar y desinflar las mejillas. También se debe inflar una mejilla y pasar el aire hacia la otra.

- Fruncir los labios para posteriormente sonreír, sin enseñar los dientes. También abrir la boca lo máximo posible, luego cerrarla sólo tocando los labios, sin que se rocen los dientes.

- Mover la mandíbula de izquierda a derecha y también hacia adelante y hacia atrás.

 

Es aconsejable que para desarrollar estos ejercicios se esté cómodo con el objetivo de centrar todo el esfuerzo en realizar estos ejercicios. Muchas personas con parkinson no son conscientes de que hablan bajo, es aconsejable que se centren en hablar con claridad y en un tono adecuado, por lo que se les debe indicar cuando este tono es el correcto ya que el objetivo es hablar sin forzar la voz y empleando todas las capacidades, para no gritar o que apenas se escuche. Se debe evitar la sequedad de la boca, la garganta y nariz. Bebe agua, la humedad ayuda a relajar la garganta y en casa mantén humedecido el aire del ambiente mediante pulverizaciones.

 

Ten en cuenta algunas de estas recomendaciones y veras resultados favorables. Tu opinión sigue siendo importante, que nada te la quite.