¿Cómo infundir seguridad a nuestros mayores?

¿Cómo infundir seguridad a nuestros mayores?

Como profesionales del cuidado de personas mayores en Madrid queremos dedicar este post a repasar unos tips para lograr infundirles seguridad. Algo que, como veremos a continuación, depende de muchos factores y es de importancia capital para procurarles una buena calidad de vida.

Para que se sientan todo lo independientes que su situación les permita, es importante que los mayores se muevan en un entorno adaptado. Se trata de acometer todas las modificaciones posibles en el ambiente físico que les rodea y que les permitan llevar a cabo actividades cotidianas como asearse, cocinar o caminar. Hacerlo, claro está, de una manera más segura, sencilla e independiente.

La adaptación del entorno sirve para prevenir situaciones peligrosas. Ante el declive de las habilidades motrices y las posibles pérdidas visuales y auditivas, nuestros mayores se vuelven más vulnerables. Algo ante lo que los profesionales de Tu Mayor Amigo tienen que saber reaccionar. Otra forma de infundir seguridad a nuestros mayores es llevar a cabo una organización adecuada de las estancias para que se desenvuelvan con libertad. Se trata de que sus hogares estén organizados en función de sus capacidades físicas y cognitivas.

Con unas pocas modificaciones ambientales se puede conseguir un entorno que redunde en la intimidad y la comodidad de las personas. Todo eso influye inevitablemente en el estado emocional, algo que tenemos sobradamente comprobado como empresa de cuidado de personas mayores en Madrid. Un ambiente adecuado puede también evitar la aparición de ciertos problemas de comportamiento. Date cuenta de que un entorno desconocido puede hacer que la persona se sienta desorientada, confusa o preocupada. Dicho de otro modo, se trata de hacer lo posible por mantener su autoestima y la sensación de autocontrol a pensar de las limitaciones físicas o cognitivas que pueda padecer. Es muy importante dejar que estas personas hagan todo lo posible por sí mismas. Ayudarlas solo en lo necesario sin descuidar lógicamente su seguridad. Que hagan algo más despacio o con menos agilidad no quiere decir tengamos que hacerlo en su lugar. Se trata de potenciar que estas tareas se continúen haciendo durante el mayor tiempo posible. Siempre se puede ayudar verbalmente indicando con corrección y de forma detallada lo que se ha de hacer. Dicho de otro modo, ayudarles a afrontar la actividad pero sin hacerla en su lugar para que las personas mayores se sientan competentes y comprueben que aún pueden realizar muchas tareas de forma autónoma.

 

Enviar un Comentario