La asistencia domiciliaria y sus múltiples beneficios

La asistencia domiciliaria y sus múltiples beneficios

Muchas personas, con el paso de los años y el deterioro de la salud, dejan de ser autónomos para realizar las tareas diarias, o simplemente enferman y necesitan cuidados habituales. Sus familiares deciden ingresarlos en residencias geriátricas o centros médicos especializados, cuando, prácticamente en la totalidad de los casos, pueden ser tratados en su hogar, en su entorno, mediante los Servicios de Atención Domiciliaria (SAD), complementándose con teleasistencia vía telefónica.

 

No solo las personas mayores pueden beneficiarse de los Servicios de Atención Domiciliaria, sino que enfermos o dependientes de cualquier edad, también pueden.

 

A pesar de que cada vez más se ofrecen servicios de asistencia domiciliaria o teleasistencia, el desconocimiento de los múltiples beneficios que pueden ofrecer al mayor o dependiente, hace que escaseen los servicios de calidad y de confianza, servicios que ofrezcan cercanía y confianza mediante grandes profesionales como los de Tu Mayor Amigo, que es lo que realmente necesitan los mayores.

 

¿QUÉ BENEFICIOS OFRECEN LOS SERVICIOS DE ASISTENCIA DOMICILIARIA (SAD)?

 

Para que el mayor o dependiente se sienta a gusto en su hogar, es básico aportarle una mezcla de proximidad familiar con servicios profesionales, alcanzando así el mayor bienestar posible tanto para el mayor como para su familia.

 

Son muchos los beneficios que la asistencia domiciliaria ofrece, pudiendo dividirse en aspectos sanitarios, aspectos sociales y aspectos científico-técnicos.

 

Aspectos sanitarios:

  • Atención individualizada: al ser tratado en su propia casa y de forma personalizada, el profesional sanitario se ocupa en exclusiva del paciente, pudiendo dedicar todo su esfuerzo y conocimientos en el mayor
  • Rapidez y facilidad en la recuperación: las enfermedades reversibles se recuperan más rápidamente si el dependiente se encuentra en su hogar, ya que se encuentra en su entorno aportándole una gran dosis de positividad psicológica.
  • Aumento de la esperanza de vida: al estar en su propio entorno y rodeado de personas de confianza y cariño, el mayor se siente acompañado, siente que no está solo, por lo que se evitan problemas derivados de los ingresos como depresiones.
  • Creación de rutinas: ciertas enfermedades necesitan realizar movimientos diarios, tanto para mejorar la salud como para mantenerse activos e independientes. Con un profesional en el hogar, se garantiza que tenga una total disponibilidad para hacer esas actividades y no estar pendiente de si ese día puede o no pueden atender al mayor.

 

Aspectos sociales:

  • Estancia en el hogar: el traslado a un hospital o residencia hace que el mayor se sienta fuera de su entorno e inseguro, creándose problemas psicológicos que empeoran su salud. Esto permite una mejora en la comunicación entre el paciente y el profesional, ya que se establece un vínculo mucho más cercano y humano.
  • Menor coste: comparado con las residencias, la asistencia domiciliaria es mucho más económica, tanto en los servicios recibidos como en los traslados del mayor o de los familiares, ya que no tienen que realizarlos.
  • Mayor intimidad: al vivir en residencias, los mayores pueden sentir que se les quita la intimidad que pueden tener en su casa, tanto para temas de higiene, descanso o comunicación.

 

Aspectos tecnológicos:

  • Uso de nuevas tecnologías: el avance en la tecnología hace que la teleasistencia sea mucho más fácil y eficaz, así como los mayores pueden estar comunicados con el mundo a través de internet o con smartphones intuitivos.

 

En definitiva, los Servicios de Asistencia Domiciliaria buscan recompensar todo lo que los mayores se han ganado a lo largo de su vida, seguir independientes y haciendo lo que quieran y cuando quieran, permaneciendo en su propio hogar con total libertad.