La musicoterapia y las personas mayores

La musicoterapia y las personas mayores

¿Quién no se emociona al escuchar alguna canción? Todas las personas tenemos alguna canción que nos alegra, nos recuerda a buenos momentos, que nos emociona y pone la piel de gallina. La música es placer. Puedes cantar una canción con una persona que no conoces y no habla tu idioma. La música es comunicación. Sirve para estimular, movilizar y potenciar los sentidos de las personas.

 

Según la Federación Mundial de Musicoterapia, se define a la misma como: 

“el uso profesional de la música y sus elementos como una intervención en ambientes cotidianos, médicos y educativos, en los que participan diferentes individuos, grupos, familias o comunidades, al procurar optimizar la calidad de vida y mejorar el funcionamiento físico, social, emocional, comunicacional e intelectual de estos”.

 

Por lo que tiene un gran potencial como forma terapéutica con mayores para poder mejorar su comunicación, estado de ánimo, expresión y creatividad, o mejora del movimiento y estimulación de la memoria.

 

Beneficios

 

La musicoterapia tiene múltiples beneficios para personas de todas las edades, ya que estimula el funcionamiento neurológico, por lo que la convierte en ideal para tratar a personas mayores con enfermedades neurológicas como pueden ser Parkinson, Alzheimer, depresión, etc.

 

Tiene beneficios cognitivos, ya que se estimulan las habilidades verbales y la memoria al cantar canciones, o se incentiva la creatividad al componer nuevas canciones. Aporta beneficios físicos como el equilibrio, la coordinación y la movilidad. La musicoterapia crea estímulos sensoriales. También tiene beneficios sociales y emocionales, ya que fomenta la participación y la interacción entre los propios mayores y con el resto de personas, así como un aumento del autoestima y la afloración de emociones y sentimientos.

 

Actividades

 

Son muchas las actividades que se pueden realizar con la musicoterapia, pero todas se basan en dos formas: creando música en directo, o utilizando música grabada.

 

Con la música en directo, se consigue que los mayores superen su vergüenza al no saber utilizar un instrumento o cantar, mejorando su relación, además de la estimulación física. Con la música grabada, se pueden realizar actividades como bailar, realizar juegos o conversar sobre la canción y el autor, mejorando la salud física y mental de los mayores.

 

Por lo tanto, la musicoterapia tiene una finalidad principal, y es la de mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.