¡No dejes de leer y escribir por muchos años que tengas!

¡No dejes de leer y escribir por muchos años que tengas!

El deterioro cognitivo y cerebral, así como la aparición de la demencia, son efectos que van apareciendo a lo largo de los años después de la jubilación, ya que muchas personas tienen una menor actividad mental al no tener que estar ocupados con el trabajo. Existen formas de evitar estos deterioros, pero son actividades que se deben realizar regularmente, ya que de forma esporádica no aportan grandes beneficios.

 

Agradables pasatiempos, como son el leer el periódico o libro, escribir cartas, asistir a obras de teatro o jugar al ajedrez, son actividades que, a la par que entretienen y mantienen a la persona ocupada, contribuyen a tener un cerebro más sano, ya que los mayores deben ejercitar tanto el físico como el cerebro.

 

Son actividades de fácil realización y que casi todos los mayores saben. Mantener el cerebro ocupado en las personas mayores, les protege de la demencia y del deterioro cognitivo, obteniendo resultados tan positivos que podrían llegar a tener características cerebrales similares a las de personas más jóvenes.

 

Los beneficios de leer y escribir habitualmente son múltiples, como por ejemplo el desarrollo de la concentración, de la empatía y de la imaginación.

 

Durante el desarrollo de estas actividades, la persona está concentrada en ella, luchando contra la distracción, un fenómeno natural, ya que el cerebro tiende a distraerse ante cualquier nuevo estímulo. Con la lectura, la persona se concentra en combinar los textos e interpretarlos, por lo que la concentración debe ser máxima.

 

Una persona lectora tiene mucha mayor empatía con el resto de la gente, y por lo tanto mejora su sociabilidad. Esto es debido a que se identifica con los personajes de los libros y vive sus aventuras, siendo mucho más fácil que posteriormente pueda hacer nuevas amistades con personas totalmente diferentes.

 

Al igual que con la empatía, el identificarse con los personajes y meterse de lleno en los libros, hace que mejore la imaginación, ya que se piensa cómo sería el escenario donde está ocurriendo. El desarrollo de la imaginación sirve para momentos agradables, como por ejemplo el jugar o contar historias y cuentos a los nietos.

 

Los neurólogos recomiendan la lectura como medio para evitar el Alzheimer y demás enfermedades neurodegenerativas. Pero no solo leer es bueno, mantener el cerebro activo a lo largo de la vida recude el riesgo de contraer Alzheimer o Parkinson.

 

La vida intelectualmente activa es fundamental, ¡no dejes de leer y escribir por muchos años que tengas!