La obesidad en los mayores. Problemas y recomendaciones

La obesidad en los mayores. Problemas y recomendaciones

Una alimentación sana es algo vital para la salud para cualquier persona, dando igual el sexo y la edad de cada uno, ya que si no se tiene buenos hábitos de alimentación, se pueden desarrollar patologías y problemas irreversibles, dejando graves secuelas en la salud.

 

Uno de estos problemas es la obesidad, algo perjudicial en los niños pero también en los mayores, que además son mucho más sensibles en cuanto a salud. La obesidad puede considerarse una pandemia actualmente. En España se calcula que, en personas mayores de 60 años, sobre el 35% de los hombres y sobre el 40% de las mujeres padece obesidad.

 

La obesidad está relacionada a la cantidad de tejido graso que posee una persona, no estando relacionado con el peso de otros tejidos como son los huesos y lo músculos. La obesidad más peligrosa es la que se produce en la zona abdominal, y se asocia a problemas cardiovasculares.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) mide la obesidad a través del Índice de Masa Corporal (IMC), con la siguiente fórmula: el peso entre la talla al cuadrado. La OMS considera que un IMC superior a 25 es sobrepeso, y un IMC superior a 30 es obesidad. Existen formas rápidas de calcular la IMC de cada persona.

 

PROBLEMAS CAUSADOS POR LA OBESIDAD

 

En muchos casos, se asocia la obesidad a una mezcla entre la disminución en la actividad física (tienen menos fuerza y ganas de realizar ejercicio) junto con una peor alimentación, que hace que sean mayores las calorías consumidas.

 

La obesidad deriva en otras muchas enfermedades, como son:

 

  • Síndrome de apnea del sueño. Se tiene problemas para respirar, por lo que se duerme mal y en consecuencia hay una somnolencia excesiva durante el día.
  • Problema de circulación sanguínea. Insuficiencia venosa en los miembros inferiores y la aparición de varices.
  • Artrosis. Debido a la sobrecarga de las extremidades inferiores al tener que soportar un mayor peso.
  • Cardiovasculares. Especialmente cardiopatías y accidente vasculares cerebrales, con relación a los problemas de circulación y obstrucción de las arterias.
  • Diabetes.
  • Algunos cánceres. Por ejemplo el de colon.

 

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA OBESIDAD

 

Siguiendo unas pautas básicas y simples, se puede evitar la obesidad o reducir el peso para hacer desaparecer éste mal. Son pautas asequibles para todas las personas, independientemente de su peso, edad y sexo. Algunas de ellas son:

 

  • Reducir el consumo de grasas y no abusar de la sal y el azúcar.
  • Practicar ejercicio de forma regular, para perder peso y tener un buen tono muscular y físico.
  • Seguir una dieta mediterránea, abundando las frutas, verduras y los cereales no refinados. Una dieta variada.

 

Además de estas pautas básicas, existen otras un poco más caras pero que en muchos casos refuerzan a las anteriores, y en otro son una solución debido a los problemas de salud de cada persona:

 

  • Tratamiento psicológico y farmacológico. Refuerzan a las dietas y el ejercicio, así como ayudan a cambiar los hábitos de alimentación y vida.
  • Cirugía gástrica. Como por ejemplo un balón intragástrico, no s una medida indefinida y hay que valorar muy bien los pros y contras de someterse a cirugía.

 

Por lo tanto, con una dieta variada y saludable, y realizando ejercicio regular a lo largo de la vida, cualquier persona puede evitar el sobrepeso y la obesidad, teniendo una salud de hierro manteniéndose independiente.