Pérdida auditiva

Pérdida auditiva

La pérdida auditiva es un problema que se presenta con frecuencia en las personas mayores en ocasiones puede tratarse del proceso normal de envejecimiento, pero hay muchas otras situaciones en las que existen otras causas que pueden provocarla como las infecciones, condiciones genéticas heredadas, ciertos medicamentos o la existencia de otras enfermedades. Cuidar de nuestros oídos nos permite tener una mejor calidad de vida, por eso es recomendable hacernos revisiones periódicamente de pruebas de audición para evaluar la capacidad auditiva.

 

La causa más normal de pérdida auditiva con el paso de los años es la presbiacusia, que por lo general tiene una progresión lenta y el grado de pérdida de la audición puede variar en cada oído. En ciertas ocasiones se presentan los denominados acufenos que son determinados ruidos y sonidos como zumbidos y  pitidos que se generan en el propio oído y que pueden ser  puntuales o convertirse en algo permanente aunque no siempre está asociado a una pérdida auditiva pues también influyen alergias, congestiones nasales etc.  

Algunos síntomas habituales que nos dan pistas acerca de la pérdida auditiva pueden ser:

-          Poner la televisión o la radio muy altas.

-           No oír el timbre de la puerta o  no poder escuchar a la otra persona al otro lado del teléfono.

-          Tener dificultad a la hora de seguir una conversación o si nos encontramos en un ambiente ruidoso no entender a la persona que nos habla

-          Pedir que nos repitan determinadas palabras.

 

Si tu o tus familiares notáis  alguno de estos síntomas, te recomendamos que acudas a un especialista para que pueda valorar el alcance del problema e intentar poner solución cuanto antes.