Sal de la pereza, ¡actívate!

Sal de la pereza, ¡actívate!

La edad, la salud, el no tener que levantarse para ir a trabajar, el mal tiempo…todo nos afecta para quedarnos en casa tumbados en la cama o en el sofá. ¡Levántate y combate a ese placentero mal que es la pereza!

 

Los seres humanos son de naturaleza perezosa, de hecho,  a lo largo de la evolución humana, gracias a la pereza se ha conseguido optimizar los esfuerzos para gastar la menor cantidad de energía posible, sin embargo la pereza puede llevar a un empeoramiento de la salud muy grave. Hay que evitar, desde bien pequeños, por todos los medios el acomodarse a realizar las actividades a través de la ley del mínimo esfuerzo.

 

Con el paso de la edad, el cuerpo se deteriora y eso puede llevar a que pensemos que no somos capaces de realizar las actividades cotidianas. El cansancio también influye en que nos apetezca menos hacer cosas. Un cambio de lugar de residencia o la pérdida de algún ser querido, lleva a que no nos apetezca hacer actividades. Todo ello se une formando una espiral que aumenta la pereza y nos conformemos con estar en casa sin hacer nada a salir a la calle o estar activos. Esto puede derivar en una depresión por falta de motivación y tener terribles consecuencias.

 

Es vital que los mayores se mantengan activos, que se desarrollen personalmente, que sigan partícipes en la sociedad, para que tengan una buena salud y una gran calidad de vida. Sal a pasear, escribe un libro, apúntate a natación, lee el periódico, vete a ver a los nietos, planta un pequeño jardín en la terraza de casa, matricúlate en la universidad, lo que sea, pero actívate.

 

Es difícil combatir la pereza, sobre todo cuando llegue el mal tiempo, pero a través de múltiples actividades, tanto al aire libre como en lugares cerrados, se puede estar activo y mantenerse independiente.

 

Estando activo se mejora la salud, física y mental. Se puede socializar, hacer nuevos amigos, mantener contacto con los de siempre. Se está entretenido, olvidando las penas y problemas diarios. Se tiene un mejor bienestar y calidad de vida, se disfrutan los años en los que toca recibir de la sociedad todo lo que a ella se ha aportado.

 

Elimina la pereza de tu cuerpo y mente, ¡son todo ventajas!