Caídas en personas mayores: causas y prevención

Caídas en personas mayores: causas y prevención

La Organización Mundial de la Salud define a las caídas como “un importante problema mundial de salud pública”, al tiempo que destaca su incidencia principalmente a partir de los 60 años y la gravedad que pueden acarrear sus consecuencias. Algunas fuentes indican que hasta el 30% de las personas mayores sufre al menos una caída cada año. Por todo ello, se trata de un aspecto muy importante a tener en cuenta en el ámbito del cuidado de personas mayores, a fin de reducir en la medida de lo posible sus riesgos.

Entre los principales fenómenos asociados al envejecimiento que suelen ser identificados como factores que causan o propician las caídas se encuentran la pérdida de masa muscular, la reducción de la movilidad de las articulaciones y los problemas de visión. A ello se suman los efectos de distintas enfermedades específicas que también pueden ser propias de la edad avanzada e incluso los efectos de ciertas medicaciones.

Mantener una rutina de ejercicio habitual es fundamental para reducir las debilidades físicas que pueden facilitar una caída, así como para que la persona se encuentre mejor preparada para reaccionar a un desequilibrio. De igual modo, prestar una atención minuciosa a la evolución de la vista es una forma importante de prevenir los percances que pueden derivarse de una mala percepción del entorno. También será necesario estar atentos a la posibilidad de que comience a ser necesario el uso de medios de apoyo físico.

Por supuesto, además de los factores intrínsecos a las personas mayores, también cabe hablar de factores extrínsecos. Uno de los más relevantes es la falta de adaptación del entorno a las necesidades y las dificultades que pueden presentar algunas personas vulnerables a este problema.

En el ámbito doméstico, las adaptaciones de accesibilidad son realmente importantes para evitar un accidente que puede producirse en diversos momentos de la vida cotidiana: instalar sujeciones, evitar desniveles e irregularidades en el suelo, asegurar una buena iluminación… sin olvidar que también en la calle y en los espacios públicos es necesario tener cuidado con los obstáculos presentes. Cuando en Tu Mayor Amigo prestamos servicios de acompañamiento en cualquiera de estos entornos, tenemos muy presente la importancia de velar por la estabilidad física de la persona y poner todo de nuestra parte para evitar un riesgo físico que no por ser visto como algo común resulta menos peligroso.

Enviar un Comentario