¿Cómo ayudarles a aceptar la necesidad de un andador?

¿Cómo ayudarles a aceptar la necesidad de un andador?

Cuando nuestros padres y abuelos se hacen mayores, en ocasiones es necesario valorar la contratación de cuidadoras de ancianos a precio asequible. Durante la vejez el estar acompañado es fundamental para hacer frente a los problemas propios de esta etapa de la vida, como la falta de movilidad. En este caso también es esencial ayudarles a aceptar la necesidad de un andador.

 

Claves para que los ancianos se acostumbren al andador

 

Lo primero y más importante para que los mayores se acostumbren al andador es que se sientan acompañados. Debemos prestarles nuestra ayuda, yendo con ellos a dar pequeños paseos. El proceso de adaptación debe ser paulatino. Por lo tanto, los primeros días podemos dar paseos muy cortos por casa y poco a poco ir alargando tanto el tiempo como el trayecto.

 

Además, es esencial que los mayores acepten que realmente necesitan un andador para poder desplazarse de forma cómoda y segura. Durante la vejez es habitual que los ancianos no sean del todo conscientes de sus limitaciones. Así, debemos tener paciencia y explicarles con calma todos los beneficios del andador, haciendo especial hincapié en lo mucho que mejorará su vida gracias a él.

 

Y, por último, tenemos que animarles a que compartan momentos con sus amigos y se animen a participar en todo tipo de actividades para mayores. El ser humano es social por naturaleza, y sobre todo en determinadas etapas, como la vejez, estar acompañado es vital. Así, es fundamental que nuestros padres y abuelos, por el simple hecho de llevar un andador, no se atrevan a salir a la calle.

 

Ahora que conoces las principales pautas para ayudarles a aceptar la necesidad de un andador, puedes ayudarles a aceptarlo e incorporarlo a su rutina. En Tu Mayor Amigo contamos con un gran equipo humano para el cuidado de mayores a domicilio, porque donde mejor se encuentran es en su hogar rodeados del calor de su propia familia.

Enviar un Comentario